Confiábamos en enfermeras practicantes para manejar una pandemia. ¿Por qué no un cuidado regular?

Consulte el artículo aquí.