Enero, Mes de Concientización Nacional del Donador de Sangre

Enero, Mes de Concientización Nacional del Donador de Sangre

Por Kristene Diggins, DNP, MBA, FAANP

El 31 de diciembre de 1969, el presidente de los Estados Unidos declaró que enero sería el Mes Nacional del Donador de Sangre. Para muchas personas, la importancia de la donación de sangre puede no ser claramente evidente en la vida cotidiana. A menudo, es solo en la urgencia de la necesidad que las donaciones de sangre se convierten en una parte visiblemente importante de la vida. La historia del desarrollo de las transfusiones de sangre es fascinante y la innovación de este procedimiento se lanzó en los EE. UU. en el Cook County Hospital (Chicago) en 1937. Desde esa primera infusión, las donaciones de sangre han salvado alrededor de 4.5 millones de vidas al año. Como proveedor de atención sanitaria, con frecuencia recuerdo el regalo más asombroso que se le puede dar a otro ser humano: el regalo de la vida a través de la donación de sangre.

El hecho es que casi cada dos segundos alguien en los EE. UU. necesita sangre. Esto es especialmente importante ya que consideramos lo difícil que es durante los meses de invierno recolectar y mantener los suministros de sangre necesarios a nivel nacional. Durante la temporada navideña, la época más importante del año para el cuidado de los pacientes, las donaciones de sangre disminuyen. La Cruz Roja Estadounidense se ha enfrentado a este desafío y ha proporcionado el marco para que las personas donen sangre en casi 2500 hospitales en todo el país. Ahora, el Mes Nacional del Donador de Sangre se ha celebrado durante casi 50 años, precisamente durante el mes en el que es más difícil mantener un suministro de sangre suficiente. 

Para alguien que nunca ha considerado dar el regalo de la vida de esta manera, es fundamental reconocer cuántas personas pueden recibir ayuda con las donaciones de sangre. Los pacientes con lesiones graves, los pacientes con cáncer, los niños con leucemia y los que padecen trastornos sanguíneos y muchas otras dolencias dependen de los donantes de sangre para su supervivencia y atención. En los países en desarrollo, la malaria cobra la vida de muchos niños debido a la falta de donadores de sangre para reponer la sangre durante el tratamiento de la malaria. Muchas personas ya donan sangre con regularidad, y la Cruz Roja estima que casi 2.7 millones de estadounidenses donan sangre y plaquetas. Si bien el proceso de donación de sangre a menudo es conveniente y no toma mucho tiempo, el impacto de este regalo en los demás es un cambio de vida. Solo se necesitan 48 horas para que el cuerpo humano reponga esta donación de sangre que salva vidas.

Considere ser parte del reto del Mes Nacional de la Donación de Sangre este enero, y durante todo el año, donando sangre a su centro de donación local. La verdad es que nunca sabemos cuándo podríamos necesitar este regalo que salva vidas. Todos los tipos de sangre son necesarios para que esta campaña satisfaga eficazmente las necesidades de las personas en nuestras comunidades.

Todo lo que necesita para estar preparado para donar es:

  • Ser mayor de 17 años con una licencia de conducir válida o una tarjeta de donador.
  • Pesar al menos 110 libras.
  • Estar bien de salud. Beber mucha agua antes de la donación.

La Cruz Roja Estadounidense ha facilitado recientemente el proceso de donación de sangre al proporcionar la opción RapidPass, que es una aplicación que brinda a los donantes acceso en línea al proceso y al cuestionario de pre donación. Para aquellos que deseen participar más, también existe la opción de organizar una campaña de donación de sangre. El impacto positivo para la comunidad aumenta enormemente a medida que aumenta la visibilidad de esta necesidad a través de campañas de donación de sangre o al crear conciencia sobre el Mes Nacional del Donante de Sangre en enero en las redes sociales. Ya sea donando sangre o animando a otros a hacer lo mismo, el impacto de este regalo que salva vidas no se puede medir y puede marcar la diferencia para alguien. Si tiene preguntas sobre la donación de sangre, hable con su enfermero practicante u otro proveedor de atención sanitaria. Seguramente, ¡no hay mejor manera de comenzar el nuevo año que regalando vida!