Digamos NO a la gripe este año

Digamos NO a la gripe este año

Stacia M. Hays, DNP, CPNP-PC, CCTC, CNE, FAANP

A medida que se alivian las restricciones y continuamos aprendiendo cómo vivir y socializar durante la pandemia de COVID-19, las personas están cada vez más en público y muchas han reanudado sus viajes para pasar tiempo con la familia en diferentes estados o en todo el mundo. Debido a nuestro reciente aislamiento y aislamiento social, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) pronostican una alta actividad de la influenza este año.

La temporada de influenza o gripe en los EE.UU. se presenta entre octubre y mayo, y las tasas de infección más altas generalmente ocurren de diciembre a marzo, un momento común para reuniones familiares y vacaciones. La influenza combinada con neumonía es una de las 10 principales causas de muerte en los Estados Unidos. La gripe es un virus contagioso que infecta la nariz, la garganta y los pulmones. Se transmite fácilmente a través del contacto con alguien que tiene gripe, incluso si aún no presenta síntomas. Cualquier persona puede contraer la gripe. Según los CDC, los más propensos a infectarse son los niños, los adultos mayores y las personas con enfermedades crónicas. Por lo tanto, la vacuna contra la gripe se recomienda para cualquier persona de 6 meses en adelante.

Los signos comunes de la gripe incluyen el desarrollo repentino de síntomas que incluyen fiebre, escalofríos, tos, dolor de garganta, secreción nasal, dolores corporales, dolor de cabeza y cansancio excesivo. El CDC advierte que los niños también pueden tener vómitos y diarrea. Desafortunadamente, algunos de estos síntomas pueden parecerse a la infección por el virus COVID-19. El tratamiento adecuado requiere una prueba para verificar que se ha infectado con la gripe. Lo mejor que puede hacer cuando tiene gripe es beber muchos líquidos y descansar. Muchas personas pueden recibir tratamiento con medicamentos antivirales, que deben iniciarse dentro de las 72 horas posteriores a los síntomas. Tenga en cuenta también que los medicamentos recetados no son apropiados para todos. Si tiene síntomas, comuníquese con su Enfermero Especialista (NP) u otro proveedor de atención médica para preguntar si los medicamentos recetados son adecuados para usted.

¿Por qué debería recibir la vacuna contra la gripe? Los hospitales están abarrotados de pacientes que reciben tratamiento por COVID-19 y la infección por gripe también puede ser grave. Los datos indican que la vacuna contra la influenza se estima que previene más de 7,5 millones de enfermedades causadas por la influenza, 105.000 hospitalizaciones asociadas y 6.300 muertes relacionadas con la influenza anualmente. El año pasado, más de 20.000 personas murieron por enfermedades relacionadas con la influenza; de ellos, 486 eran niños, muchos de los cuales no se consideraron en alto riesgo de enfermedad grave o muerte a causa de la gripe. El año pasado, más de 16 millones de consultas de atención médica se debieron a quejas relacionadas con la influenza.

Hay muchas formas fáciles de prevención para no contraer y propagar la gripe. Algunas de las cuales probablemente ya esté haciendo:

  • Lávese las manos frecuentemente con agua y jabón. Si no dispone de jabón, utilice un desinfectante para manos a base de alcohol.
  • Evite tocarse los ojos, la nariz y la boca, ya que esto introduce fácilmente el virus en su cuerpo.
  • Evitar el contacto cercano con personas que están enfermas.
  • Cúbrase cuando tosa y estornude.
  • Manténgase alejado de los demás hasta que la fiebre desaparezca o los síntomas desaparezcan.
  • Lo más importante es que reciba su vacuna anual contra la influenza.

Como NP pediátrica, nunca pierdo la oportunidad de enseñar a los pacientes y sus familias sobre la importancia de vacunarse contra la gripe, y se la ofrezco a mis pacientes tan pronto como esté disponible. Debido a que esta vacuna se puede administrar con otras inmunizaciones (incluida la vacuna COVID-19) o durante una visita por otro motivo, no es necesario programar una cita separada. La vacuna contra la influenza se puede administrar por inyección o por vía intranasal, que es a través de un atomizador por la nariz. Si le preocupa ir a una clínica donde las personas puedan estar enfermas, pruebe con la opción de vacunación en automóvil, donde puede recibir su vacuna en el estacionamiento sin tener que ingresar a la clínica.

La enfermedad causada por la influenza se puede prevenir y usted puede ser parte de la solución. Haga una cita hoy para ver a su NP y vacunarse contra la gripe.