¡Hora de vacunarse para el regleso a clases!

¡Hora de vacunarse para el regleso a clases!

Mary Koslap-Petraco DNP, PPCNP-BC, CPNP, FAANP

El COVID-19 hizo que los últimos 16 meses fueran un desafío para la mayoría de las familias, pero la disponibilidad de vacunas nos ofrece a todos la promesa de volver a la vida como la conocíamos antes. Ya que los niños regresan a la escuela en menos de un mes, los padres y los proveedores de atención sanitaria deben trabajar juntos para garantizar que los estudiantes estén vacunados, tanto para el COVID-19, si son elegibles, como para otras enfermedades.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), hubo una reducción de 2.5 millones de dosis de administración de vacunas infantiles de rutina no-influenza en niños, del 6 de enero al 20 de abril de 2020, en comparación con el periodo del 7 de enero al 21 de abril de 2019. Esta cifra es preocupante, pero como enfermera practicante (NP) que atiende pacientes todos los días, puedo dar fe de su precisión. Esta disminución de la vacunación infantil es preocupante y podría provocar otra epidemia de sarampión o un aumento de la tos ferina (también conocida como coqueluche).

¿Cómo podemos cambiar esta tendencia y asegurarnos de que los niños estén vacunados y listos para regresar a la escuela este otoño? A medida que avanza la pandemia, más y más familias están trayendo a sus hijos a atención primaria, lo que les permite ponerse al corriente con las vacunas perdidas y para las que los niños que son elegibles, a los sitios de vacunación donde pueden recibir una vacuna COVID-19.

Como NP y voluntaria en clínicas masivas en mi condado, no podía esperar para recibir mi vacuna COVID-19 y me llené de lágrimas cuando la enfermera de salud pública de mi condado me administró la vacuna. ¡Vacunarme contra el COVID-19 fue una experiencia fabulosa! Se me pone la piel de gallina cada vez que un paciente se acerca para recibir esta vacuna que salva vidas.

Con los aumentos recientes en las variantes de COVID-19, los NPs y otros proveedores de atención sanitaria están atendiendo a sus comunidades para llegar a la mayor cantidad de pacientes posible. Me he acercado directamente a los padres y me he ofrecido a hacer visitas a domicilio para vacunas y exámenes físicos escolares a través de mi práctica. Un número cada vez mayor de proveedores de atención sanitaria brindan este tipo de servicios y es posible que usted pueda aprovecharlos. Consulte con su proveedor de atención primaria para ver si tiene este servicio disponible si le preocupa visitar un centro de atención sanitaria. Si bien atiendo a niños como NP pediátrica, nunca pierdo la oportunidad de recordarles a los padres que también necesitan vacunas. Esto asegura que toda la familia tenga la oportunidad de recibir sus vacunas COVID-19 junto con su vacuna contra la gripe o cualquier otra que hayan perdido durante el último año y medio.

¿Qué vacunas necesitan sus hijos? Esta tabla de los CDC destaca las vacunas críticas recomendadas para los niños de acuerdo a su edad. Los CDC también recomienda que todos los niños mayores de 12 años reciban la vacuna COVID-19.

También es hora de preparar a los estudiantes que inician la universidad para su regreso a la escuela. Muchas universidades requieren que los estudiantes reciban sus vacunas COVID-19 antes del inicio del semestre de otoño, así que asegúrese de agendar a sus adultos jóvenes para que reciban todas las dosis a tiempo. Además de la vacuna COVID-19, ¿sus estudiantes universitarios están al corriente con el resto de las vacunas? Si no es así, este es un momento oportuno para ponerlos al corriente antes de que inicien la escuela. Es fundamental que estén al día con la vacuna antimeningocócica B, ya que la enfermedad meningocócica ha estado presente en los campus universitarios desde 2013. ¿Sus adultos jóvenes ya recibieron vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH)? Como proveedor de atención sanitaria, quiero enfatizar la importancia de estar protegido contra los cánceres cervicouterino, de pene y otros cánceres ocasionados ​​por el VPH.

Al leer este blog, es posible que haya tenido la impresión de que soy muy apasionada por las vacunas. Está absolutamente en lo correcto. Mi familia se ha visto afectada de manera personal por enfermedades prevenibles por vacunación. Mi madre, que murió a los 98 años, tuvo polio a los tres años y tenía síndrome pospoliomielítico. Mi abuela, por quien tengo este nombre, murió en 1955 de cáncer cervicouterino. Otro miembro de la familia tenía cáncer de amígdalas causado por el VPH. Mi hermana casi muere de sarampión cuando éramos niñas. ¡Ahora vivimos en una época en la que la ciencia y la atención sanitaria pueden detener por completo las enfermedades prevenibles por vacunación! Lo hicimos con la viruela y estamos muy cerca de eliminar la polio. Actualmente, con la ayuda de las vacunas, estamos dando grandes pasos para detener al COVID-19. Las vacunas salvan vidas.

Mientras se prepara para poner al corriente a su hijo con sus vacunas para que pueda regresar a la escuela en persona, considere un NP para sus necesidades de atención sanitaria. Estamos aquí para usted y su familia.