Es hora de priorizar la salud de la tiroides

Es hora de priorizar la salud de la tiroides

Por Sophia L. Thomas, DNP, FNP-BC, PPCNP-BC, FNAP, FAANP

Enero es el Mes de Concientización sobre la Tiroides, un tiempo que reservamos cada año para reconocer los muchos desafíos que enfrentan las personas con enfermedades tiroideas todos los días y para crear conciencia sobre la necesidad de hacerse revisiones regulares para prevenir enfermedades graves. Se estima que 20 millones de estadounidenses viven con una enfermedad tiroidea y hasta el 60% de las personas con una enfermedad de la tiroides no saben que la padecen.

La tiroides es un pequeño órgano de la garganta que desempeña un papel enorme en su salud y bienestar. La tiroides es parte de su sistema endocrino, que es una colección de glándulas que producen hormonas que regulan el estado de ánimo, el metabolismo y otras funciones corporales importantes. La tiroides produce hormonas tiroideas, que afectan el crecimiento, la temperatura, la fertilidad, la digestión y la frecuencia cardíaca del cuerpo. Lo más importante es que las hormonas tiroideas controlan la velocidad a la que las células y los órganos del cuerpo convierten los nutrientes en energía y la cantidad de oxígeno que utilizan las células. Cuando esta importante glándula no funciona correctamente, ¡puede causar muchos problemas!

Las mujeres tienen más probabilidades de desarrollar un problema de tiroides que los hombres, y se estima que una de cada ocho mujeres desarrolla problemas de tiroides durante su vida. Esto es especialmente alarmante ya que los problemas de tiroides en las mujeres pueden causar:

  1. Problemas con el ciclo menstrual. La tiroides ayuda a regular el ciclo menstrual del cuerpo. Si el sistema inmunológico del cuerpo causa la enfermedad de la tiroides, otras glándulas, incluidos los ovarios, pueden verse afectadas, lo que podría provocar amenorrea; menorragia; ciclos ligeros, pesados o irregulares; o menopausia precoz.
  2. Problemas de fertilidad. Cuando la enfermedad de la tiroides afecta el ciclo menstrual, también puede afectar la fertilidad, lo que dificulta quedar embarazada.
  3. Problemas durante el embarazo. Tener problemas de tiroides durante el embarazo puede provocar complicaciones de salud para la madre y el bebé.

Comprender sus factores de riesgo y consultar a un enfermero especializado, u otro proveedor de atención médica, puede ayudar a prevenir el desarrollo de muchos problemas graves de tiroides. Asegúrese de hablar con su proveedor si tiene alguno de los siguientes factores de riesgo:

  • Tiene más de 60 años.
  • Recientemente quedó embarazada.
  • Tiene una enfermedad autoinmune (como diabetes tipo 1).
  • Tiene antecedentes familiares de problemas de tiroides o enfermedades autoinmunes.
  • Antecedentes personales de problemas de tiroides, como bocio (una glándula tiroides inusualmente grande), o si se ha sometido previamente a una cirugía de tiroides.
  • Consume cantidades excesivas de yodo a través de medicamentos o en su dieta.

Este enero, anticípese a la enfermedad de la tiroides hablando con su proveedor de atención médica.