Es el Mes de Concientización sobre la EPOC – Lo que debe saber

Es el Mes de Concientización sobre la EPOC – Lo que debe saber

Corinne R. Young, MSN, FNP-C, FCCP

Cada noviembre, los miembros de la comunidad de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) se reúnen para difundir la conciencia y la educación sobre la EPOC. Esta es una afección en la que las vías respiratorias y/o los sacos de aire del pulmón se han dañado de forma permanente e irreversible, lo que provoca una combinación de síntomas que pueden incluir dificultad para respirar, incapacidad para vaciar el aire de los pulmones, tos, producción crónica de moco y a veces la necesidad de uso de oxígeno suplementario. La EPOC es la enfermedad más prominente en la sexta o séptima década de la vida, pero puede aparecer a los 40 años. Desafortunadamente, no existe cura para la EPOC y es la tercera causa principal de muerte en todo el mundo, responsable de aproximadamente 3,2 millones de muertes solo en el año 2019.

Cuando la mayoría de las personas escuchan el término EPOC o enfisema, que vive bajo el paraguas de la EPOC, piensan en los fumadores. Aunque es cierto que el 75% de los pacientes con EPOC son fumadores actuales o exfumadores, el 25% de las personas con EPOC nunca han fumado. Si nunca fumó, ¿podría estar en riesgo de desarrollar EPOC? Si tiene un historial significativo de exposición a ciertos factores de riesgo ocupacionales, ambientales o genéticos, entonces la respuesta es sí. Nuestros pulmones, piel y ojos están directamente expuestos al medio ambiente, por lo que son vulnerables a las agresiones tóxicas. La exposición crónica a la contaminación, los humos, los productos químicos, el polvo y la exposición al humo (humo de leña o humo de cigarrillos pasivos) se han relacionado con el desarrollo de la EPOC en los no fumadores. En cuanto a la genética, el estudio COPDGene está analizando las causas genéticas relacionadas con el desarrollo de la EPOC en fumadores; sin embargo, se ha identificado un trastorno genético llamado deficiencia de alfa 1 antitripsina (AAT) como la causa de la EPOC en personas que nunca han fumado hasta los 30 años de edad.

¿Cómo saber si tiene EPOC? La única forma de diagnosticar y estadificar adecuadamente la EPOC es mediante una prueba de función pulmonar (PFT). En esta prueba, usted realiza una serie de maniobras de respiración que miden la cantidad de aire que puede expulsar de sus pulmones en un período determinado. Existe una puntuación estándar prevista basada en su altura, peso, edad, raza y sexo. Si su rendimiento en la PFT cae por debajo de una proporción específica, se le diagnostica EPOC. Qué tan por debajo de las medidas estándar se encuentra es la manera como se define la gravedad de la EPOC, y los niveles incluyen leve, moderada, grave o muy grave. A veces, las tomografías computarizadas o las radiografías de tórax pueden mostrar evidencia de enfisema; sin embargo, las PFT siguen siendo el estándar de diagnóstico y estadificación de la enfermedad. El cribado genético de AAT se puede diagnosticar mediante un hisopo bucal o una muestra de sangre.

En su mayor parte, la EPOC es una enfermedad prevenible. Evitar fumar, el humo de segunda mano, los incendios, la mala calidad del aire y las exposiciones ocupacionales reduce drásticamente el riesgo de desarrollar EPOC. Sin embargo, si se desarrolla EPOC, ha habido grandes avances en los tratamientos para incluir medicamentos y terapias no farmacológicas, como la rehabilitación pulmonar y procedimientos como válvulas pulmonares, cirugía de reducción del volumen pulmonar y trasplante de pulmón.

Si cree que puede estar en riesgo de contraer EPOC o tiene síntomas compatibles con la EPOC, consulte a su proveedor de atención sanitaria para que se realice una prueba de detección. Se ha demostrado que la intervención temprana, tanto en la prevención como en el tratamiento de la EPOC, tiene un impacto significativo en la morbilidad, la mortalidad y la mejora general de la calidad de vida. Tanto su enfermero practicante como un especialista en pulmones, llamado neumólogo, pueden ayudarlo a determinar su riesgo de desarrollar EPOC, diagnosticar la afección y establecer un plan de tratamiento.